martes, 5 de febrero de 2013

Una mirada al Norte.
Creatividad para una definición de político/ca. No está obsoleta, es inexistente.

En ocasiones los renombrados "medios" y la valentía o atrevimiento de un periodista como JE en http://www.youtube.com/watch?v=qtICL0GAYsM , nos ayudan a buscar la brújula, a orientarnos, a mirar al Norte (Finlandia), a buscar un Norte.
Quizás el frío no congela las ideas, sino que mantiene viva la ética y el auténtico sentido de las palabras.





Se trata solo de un término, político/ca, pero en tanto nuestro Diccionario de la Real Academia proporcione las definiciones que transcribo más adelante (lo cual me exime de ser mal interpretada por los políticos de otros países), no son ni pueden ser ellos ni ellas, quienes estén capacitados ni habilitados para gestionar un país.


  político,ca
  1. adj. De la doctrina o actividad política o relativo a ellas:
    discurso político.
  2. [Persona] que interviene en la política de un Estado,comunidad,región,etc. También s.
  3. Hábil para tratar a la gente o dirigir un asunto:
    hay que ser muy político para no ofender a los afectados.
  4. Aplicado a un nombre de parentesco por consanguinidad,denota el correspondiente por afinidad:
    padre político (suegro); hermano político (cuñado); hijo político (yerno); hija política (nuera).
  5. f. Arte,doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados,comunidades,regiones,etc.
  6. Actividad de las personas que gobiernan o aspiran a regir los asuntos públicos:
    se ha metido en política.
  7. Técnica y métodos con que se conduce un asunto:
    política de mano dura.
  8. Habilidad para tratar con la gente o dirigir un asunto.
  9. Orientación,directriz:
    política de empresa.


Cada definición es una evidencia mayor de la farsa que suponen los políticos/as de este país.

Ni un adjetivo, verbo, sintagma nominal que especifique obligaciones, responsabilidades y ética ; ni tan solo alguna de las cacareadas Competencias Básicas que tienen que incorporar nuestros jóvenes en su formación para que se incorporen a la sociedad de forma crítica, solidaria, responsable y sus decisiones tengan la plenitud de un saber ser, saber  hacer, saber estar.

Los farmacéuticos rigen su actividad profesional asumiendo el Juramento Hipocrático , procedente de la Antigua Grecia,  y  basado en la responsabilidad y actuación ética del ser humano,  y que contiene suficiente carga semántica para explicar lo que les falta a nuestros políticos.
Actualización de la fórmula hipocrática en la Asamblea General, celebrada en Ginebra, 1948 y revisada en 1968 en Sydney: 
http://www.bioeticanet.info/documentos/JURHIP.pdf

Existe una necesidad imperiosa de crear, si no un diccionario nuevo, una nueva definición de político/a que establezca sus responsabilidades y les exija (entre otras cosas una formación universitaria e idiomas vehiculares de la Europa en la que vivimos.).
Miremos al Norte!.